Pequeñosqui Novatrosqui quiere ser ruso

By: Pequeño Novato

– Mamá, de mayor quiero vivir en Rusia, ya lo tengo todo pensado: seré leñador al lado de un lago gigante y tendré mi chimeneíta, mis huskies siberianos , mis botellas de vodka…

– ¡Pero niño! ¿Cómo te vas a ir a Rusia? ¡Con el frío que hace! Además cuando seas mayor tendrás que hacerte cargo de la ferretería de tu padre. ¿Qué vas a hacer, la vas a poner entre un iceberg y un reno?

– ¡Pues claro!, ¿qué te crees, que no lo había pensado? Además, son todo ventajas: como no tenemos perro porque me dan alergia, pues adoptamos un pingüino y en vez de sacarme el abono, pues ya me voy con el  trineo a todos lados.

– ¡Ay, Señor, dame paciencia! ¿Pero qué se te ha perdido a ti en Rusia, con lo bonito que es Getafe? ¡Anda, vete a hacer los deberes que ya no se qué voy a hacer contigo, qué niño…!

Me fui a mi habitación pensativo, no había convencido a mi madre con lo de Rusia pero tenía que seguir intentándolo porque… ¡Ah, sí! ¡Se me olvidaba que sois mucho de preguntar! Seguro que estaréis tirados en el suelo preguntándoos por qué quiero ir a Rusia, o quizá  creáis que me he flipao un poco con eso de los suelos o simplemente estáis soñando con el montadito de bacón que os vais a comprar mañana, pero me da igual, yo os lo cuento de todas formas:

Al principio de curso, cuando sacaron las listas y vi a mi clase, estábamos los de siempre: Andrés, yo y todos los demás, pero  había un niño nuevo:  Vladimir Pushkin y muchas letras más juntas con muchas  enes y haches que yo creo que ni su madre sabe  escribir.

Me quedé con la dudilla de saber quién era y al día siguiente intenté reconocerle, y no tardé: entró por la puerta un niño rubio, con los ojos azules y un montón de pecas , tantas que si fueran negras parecería un dálmata, con un cuerpazo más grande que el armario de mi habitación y con dos botas que eran como las del payaso de McDonald’s. Entonces dijo : ¡strughen bunhgjrbtk xjdbsuckadf! Yo lo tomé como un halago e imaginé que decía: ”Pequeño Novato, un día te dejaré montar con mis huskies  por el skatepark”.

Le sonreí y se sentó a mi lado y entonces empezamos una gran amistad:  Nos hablamos por whatsapp con emoticonos y, si había que decirse algo importante, por el traductor ( la mujer que lo dice se hizo como nuestra tercera amiga); le compraba la jumpers para el recreo. Se pedía cuatro siempre, él decía que era porque su estómago lo necesitaba, pero yo creo que era un gocho y no sabía cómo traducirlo.

Bueno, os dejo que mañana tengo un examen  de fracciones y todavía no he empezado a estudiar, lo que tengo claro es que no voy a usar abrigo hasta enero, así al menos me voy acostumbrando al frío.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s